He leído y acepto los términos y condiciones

sep 2015

Born to jump (reflexión final de temporada)


Final. Llargada W55. Lyon 2015
Siempre había pensado que nací velocista, pero tras hacer balance de la recién acabada temporada 2104/2015 me inclino a pensar que estoy equivocada. En realidad: “I born to jump”.

Os explico por qué.

En Lyon2015 me hice con el subcampeonato del mundo de longitud con un salto de 4.80 m., un nuevo récord de España W55. Solo 2 centímetros me alejaron del oro, conquistado por la prodigiosa atleta australiana Marie Kay.

Cinco meses antes había logrado la victoria en el Campeonato de Europa indoor en Torun (Polonia). Allí salté 4.74 m., a un solo centímetro del récord de Europa de la categoría y a 5 del mundial.

Ambos resultados los obtuve sin entrenar longitud ni un solo día. Esto es así. Ya os expliqué mis peripecias de la pista cubierta.

Mi intención cara al aire libre era entrenar bien esta prueba, pero de nuevo un percance en la zona lumbar me obligó a desistir. Cualquier impacto podía agravar la situación y no convenía asumir riesgos y arruinar mi participación en los 100 metros. Ante esta tesitura me planté en Lyon a ‘dos velas’ en lo que a la longi se refiere.

No así en mi preparación para el hectómetro.

Funcionó la estrategia. Llegué a la gran cita totalmente recuperada, pero con la incertidumbre de cómo sería capaz de afrontar seis saltos, más uno de calificación el día previo, sin ni tan siquiera una mínima adaptación muscular. Hay que saltar a menudo para acostumbrar los músculos, evitar dolores y lesiones.

Llargada clasificació Raulet

Foto: Raulet Gracia

Llargada calificació 2

Foto: Raulet Gracia

Salió bien. Casi puedo decir que muy bien. Mucho mejor de lo esperado. Dicen que esto de saltar longitud es como ir en bicicleta. Será verdad… Sin embargo, yo no fui jamás saltadora. Como era bajita, a lo largo de mi carrera deportiva jamás nadie me animó a centrar mi preparación en el salto.

Lo mío era la velocidad pura. Una especialidad a priori más apta para ‘paticortas, bajitas y culonas’. No obstante, dados los buenos resultados internacionales y marcas conseguidas en longitud en mi etapa como atleta master ya no tengo dudas: ¡Nací para saltar!

Unos simples datos:

Con 26 años (1987): 5.87 m.

Con 41 años (1999): 5.61 m. (+2.1)

Con 43 años (2001): 5.44 m.

Con 49 años (2007): 5.38 m

Sobre mi especialidad: los 100 metros. Tampoco se me dan mal. En el Mundial de Lyon logré la medalla de bronce con una discreto crono de 13.67. Un fuerte viento en contra impidió que hiciera marca del año y tonteara con mi tope nacional W55 (13.37), que en su momento se quedó a 1 maldita centésima del récord de Europa.

Llegué rápida al campeonato. De lo contrario, no hubiera saltado lo que salté. Durante tres semanas largas Alexis Sánchez me entrenó específicamente para correr un gran cien. Lo consiguió. “El cubano” me sabe poner en forma como nadie.

Con mi entrenador Alexis, alias 'el cubano'. Con mis medallas que también son suyas

Junto a mi entrenador Alexis Sánchez, alias ‘el cubano’. Con mis medallas que también son suyas.

No lo reflejaron ni marca ni el puesto, pero un viento de -2 m/sg pasa factura y más cuando solo pesas 50 kilos. Como marcaban los pronósticos ganó Nicole Alexis con 13.30, aunque su superioridad no fue tan abrumadora como en la pista cubierta. Kay también me superó en esta prueba (13.59) y obtuvo la plata. El bronce fue para Carole Filer (GBR).

Podio 100 metros

Podio 100 m. Con Alexis y Kay

Podio longitud

Podio longitud. Con Kay y Filer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con lo cual me quedo con una mejor marca del año de 13.50 que no me satisface en absoluto. Cuando la hice andaba muy lejos de estar en forma. Me encontraba aún convaleciente de la lesión en la sacroilíaca y sin haber cargado cartuchos. Una servidora o está explosiva o corre menos que una tortuga.

Estoy empezando ya una nueva temporada. Tampoco podré entrenar la longitud como Dios manda. Las prescripciones desaconsejan ejercicios de impacto. ¡Qué más me da!  Todo seguirá igual: preparándome para los 60 y 100 metros para lograr buenos resultados en longitud. De rebote, no estaría mal que me salieran buenos cronos en velocidad.

¡Nos fuimos!

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?