He leído y acepto los términos y condiciones

abr 2014

“Una tendinopatía no se cura parando la actividad”

Carles Pedret: “Entre un 40 y 50 % por ciento de deportistas tiene síntomas de tendinopatía en alguno de sus tendones”

La patología tendinosa o tendinopatía es una de las lesiones más comunes entre los deportistas. Se manifiesta con dolor en un determinado tendón, limitando con frecuencia la práctica deportiva.

La tendinopatía más conocida en todo el mundo es, seguramente, la que arrastra desde hace años, con altibajos, Rafa Nadal en los tendones rotulianos. También la han padecido y padecen célebres futbolistas como los azulgranas Xavi Hernández, en los tendones de Aquiles, y Carles Puyol en el vasto externo; o el atlético Adrián López, en el rotuliano de su rodilla izquierda.

Son casos que conocemos porque al ser deportistas de primera fila sus lesiones son noticia en los medios de comunicación. Sin embargo, un gran porcentaje de deportistas, de todo tipo de especialidades y no necesariamente profesionales, sufren esta patología o la sufrirán en un futuro.

tendinopatía nadalSe trata de una patología muy compleja tanto por su clínica como por su tratamiento, ya que se da la circunstancia de que cada tendón es particular y evoluciona y responde a los tratamientos de manera diferente.

El doctor Carles Pedret*, especialista en medicina y traumatología deportiva y experto en patología tendinosa, nos lo expone con detalle en esta entrevista –emitida en La Xarxa Radio– además de explicarnos qué es una tendinopatía; cómo debe tratarse; cuáles son los factores de riesgo… y desmontar algunos mitos sobre esta lesión.

 “En las patologías tendinosas, la inflamación nunca la encontramos en el propio tendón”

Pregunta.- ¿Qué es una tendinopatía y qué diferencia hay con la tendinitis de toda la vida?

Carles Pedret.- Me gusta mucho empezar con  esta pregunta porque si algo pretendo con esta entrevista es empezar a desmontar algunos mitos. El término tendinitis que se conoce desde siempre, tal como indica su sufijo “itis” implica la existencia de una inflamación. Ahora sabemos, sin embargo, que realmente en la patología tendinosa no hay inflamación en el propio tendón. La inflamación, cuando se da, está alrededor del tendón. En el tendón propiamente dicho nunca la encontramos. Por eso hace unos años se acordó que ‘tendinitis’ no era un término correcto y que genéricamente debía llamársele tendinopatía.

P.-  ¿Cuáles son los factores de riesgo?

C. P.- Los factores de riesgo varían muchísimo y cambian en función de cada tendón. Las tendinopatías más corrientes son las del tendón rotuliano, tendón cuadricipital y tendones de Aquiles. Pues bien, si hiciéramos una valoración ecográfica de estos tendones a todos los deportistas, encontraríamos que aproximadamente entre un 40 y un 50 por ciento tendría síntomas de tendinopatía en alguno de ellos. Eso no significa que tengan dolor en ese preciso momento, pero probablemente lo acabarán teniendo tarde o temprano. Ese es, precisamente, uno de los problemas de la tendinopatía que se gesta antes de doler y el deportista no lo sabe.

Saltos-pliométricos-600x427

Tenemos factores de riesgo propios o intrínsecos y los extrínsecos. Los intrínsecos son probablemente un poco más problemáticos porque difícilmente podemos actuar sobre ellos, tal es el caso de la edad, la predisposición genética o el sexo. En el hombre, la tendinopatía es bastante más frecuente que en la mujer.

No obstante, en algunos de estos factores intrínsecos sí podemos actuar sobre ellos de alguna manera. Si por ejemplo existe una dismetría de pelvis o alteraciones en los ejes de las piernas o una mala pisada, mediante una valoración podológica y el uso de unas buenas plantillas podemos corregir estas anomalías y paliar los riesgos.

“Los errores en el entrenamiento ocasionan entre el 60 y 70 % de las tendinopatías”

En cuanto a los factores extrínsecos, esos sí podemos controlarlos y son muy importantes. Entre ellos, el más significativo es el de los errores en el entrenamiento o la práctica descontrolada de ejercicio. Algo que debemos tener muy en cuenta. Está estipulado que, a día de hoy, estos errores pueden ocasionar ¡entre el 60 y 70 por ciento de las patologías tendinosas!

Por otro lado, están los factores ambientales, las superficies en la que se ejerce el deporte, el tipo de material utilizado, algunos fármacos… Son aspectos todos ellos controlables.

Nota de la autora: Las superficies duras (asfalto, cemento, madera, suelos sintéticos) siempre son más lesivas que las blandas (hierba, césped, tierra batida, arena dura mojada…).

P.- ¿En qué deportes hay una mayor incidencia de tendinopatías?

C. P.- Cualquier deporte o especialidad que implique correr, impactar y pisar nos puede generar una tendinopatía porque por definición es una lesión por sobrecarga muy repetida y mal controlada. Es decir, darle al tendón más ‘caña’ de la que puede asumir. Eso, repetido en el tiempo, se acaba convirtiendo en una tendinopatía. Si nos centramos en el tendón de Aquiles, correr es la actividad de mayor riesgo. Con el actual ‘boom’ del ‘running’, los tendones de Aquiles sufren en la mayoría de los corredores porque muchos salen de casa un buen día, sin más, y se ponen a correr. Eso es un problema porque no se han hecho jamás una valoración, no saben si pisan correctamente ni cuáles son sus puntos débiles y limitaciones y, claro, la mayoría terminan con dolores y molestias. En el caso de un tendón cuadricipital o rotuliano la incidencia es mayor en deportes que impliquen especialmente el salto y la recepción del propio salto (baloncesto, volley, tenis…).

“La actividad deportiva nunca debe pararse a causa de un tendón”

P.- Una vez diagnosticada una tendinopatía ¿qué hay que hacer para que el tendón dañado vuelva a estar listo para la actividad deportiva que se le exige? ¿Hay que parar la actividad deportiva?

C. P.- Aquí desmontamos el segundo mito. La actividad deportiva, a menos que el dolor o la sintomatología sea totalmente invalidante, no debe pararse nunca por una tendinopatía. Quiero insistir en que debemos dejar de entender el tendón como un sistema inerte. Es decir, como una estructura que cuelga del hueso para aguantar el músculo, que es lo que interesa. Nada de eso. El tendón es una estructura completamente adaptable, hipertrofiable, entrenable, metabólicamente activa y que actúa como transmisor y dispersor de fuerzas.

tendinopatía excentricos

Ejercicios excéntricos con cinturón ruso

En el mundo del deporte la patología y la lesión muscular son el principal problema. Si a eso le añadimos que el tendón está pegado al músculo y que la zona más débil es la unión músculo-tendinosa, por donde se rompe siempre el músculo, el problema se magnifica mucho más. Eso hay que entenderlo. El tendón no puede verse únicamente como una cosa inerte cuya única función es estructural, que también lo es, sino que debemos tener muy presente su enorme función como transmisor de fuerzas.

“El tratamiento consiste en modificar o controlar  la carga y en tener paciencia”

P.- ¿El protocolo de recuperación de todas las tendinopatías es igual o cambia según el tendón? ¿Si, por ejemplo, es un Aquiles o un rotuliano?

C. P.- Cambia completamente y no solo cambia  entre un Aquiles o un rotuliano, sino que incluso cambia entre dos Aquiles. De hecho, el tratamiento estándar de una tendinopatía es muy sencillo. El problema es llegar hasta él.  Se trata solo de modificar o controlar la carga y tener paciencia. Reconozco que es un asunto fácil de decir, pero difícil de hacer.

Debemos tener claro que el tendón no necesita reposo; el tendón necesita una carga controlada. Eso no significa necesariamente disminuirla, sino adaptarla o cambiarla. Por ejemplo, el entrenador te ha programado series de 200 metros cuesta arriba. Pues bien, es posible que no sea necesario cambiar las series de 200 metros, pero si hay dolor quizás es mejor hacerlas en un terreno llano en vez de subiendo. Se trata de intentar ver dónde reside el problema de ese tendón, cómo nos afecta a nosotros: si tengo una dismetría en las piernas, si tengo un pie cavo o plano… todo eso corregirlo, adaptar las cargas y darle tiempo al tendón.

El ejercicio puede hacerse con pequeñas molestias. Todos los tratamientos de fisioterapia, que todo el mundo conoce, son perfectos porque nos sirven para mitigar el dolor o la molestia.

“El tendón no necesita reposo. Necesita una carga controlada”

tendinopatía Aquiles

Tendinopatía Aquilea

P.- ¿Qué medidas preventivas debe tomar el deportista para evitar caer en una tendinopatía?

C. P.- Debemos partir de la base que llegar al diagnóstico de una tendinopatía supone un problema importante. La mayoría de las veces cuando uno sabe que tiene una tendinopatía es porque le duele, pero cuando empezamos a tener dolor seguramente llevamos ya meses arrastrando la patología. Si no tienes dolor, a menos que previamente te hayas hecho un screening mediante ecografía y veas que el tendón está dañado, no puedes saber si estás desarrollando una tendinopatía.

En cuanto a medidas preventivas, en  primer lugar hay que conocerse a uno mismo. Un deportista, por más amateur que sea, debe conocerse. Eso es básico. Debe saber si tiene una alteración de ejes de las piernas; si tiene los pies planos, etc.  Conocerse a uno mismo, ver por dónde pueden surgir los problemas y a partir de ahí intentar corregirlos siempre a partir de una carga controlada y progresiva para que el tendón la pueda controlar bien. No se trata únicamente de corregir problemas de dismetrías o de la pisada, se trata también de realizar entrenamientos progresivos, con un tiempo de descanso apropiado, utilizar el material adecuado… Si lo hacemos así, no solo no caeremos en una tendinopatía, sino al contrario, ese tendón cada vez nos aguantará más y mejor.

Luego hay que controlar los factores de riesgo. Es decir, si yo sé que voy a correr debería saber si necesito unas plantillas o tener presente que me favorece un terreno blando o mojado. Y siempre modificar la carga en cuanto vemos que el tendón ya empieza a darnos problemas.

P.- ¿Por qué hay más recaídas al comenzar una nueva temporada?

C. P.- Las recaídas al empezar la nueva temporada son lógicas porque siempre hay una carga más elevada y, además, venimos de un periodo de reposo que no favorece al tendón. Por este motivo, durante las vacaciones o periodos de reposo en los que no hay la misma actividad física, se recomienda -y es necesario- realizar un trabajo preventivo más activo sobre el tendón, como puede ser una tanda de ejercicios excéntricos. Nunca dejarlo inactivo.

Tendinopatía factores de crecimiento

Tratamiento de una tendinopatía rotuliana con Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

P.- ¿Tratamientos con los factores de crecimiento, el Indiba o la EPI son eficaces para esta patología?

C. P.- Esta es la gran pregunta. Me la hacen en muchos sitios. Los factores de crecimiento (FC) o Plasma Rico en Plaquetas (PRP) se utilizan de forma peritendinosa. Lo bueno es que al tener un gran componente antiinflamatorio, en la vaina del tendón nos ayudan mucho. En mi humilde opinión, no soy nada partidario de pinchar o agredir a un tendón. Es decir, cuando yo infiltro -guiado por ecografía para ver exactamente dónde realizo la infiltración-  siempre voy a un objetivo peritendinoso, alrededor del tendón. No me gusta pinchar un tendón. El Indiba (diatermia) y otras técnicas de mesoterapia nos ayudan a controlar el dolor y eso es fantástico. En cuanto a la EPI (Electrolisis Percutánea Intratisular), no soy muy partidario de esa técnica.

P.- ¿Cuándo se puede romper un tendón?

C. P.- Dejando de lado las roturas traumáticas cuyo mecanismo de lesión es evidente, un tendón suele romperse tras una degeneración de las fibras del mismo de tiempo de evolución. Una vez tenemos establecida una tendinopatía reactiva ésta va evolucionando a no ser que intentemos revertir esta situación. La evolución, de manera muy resumida, pasa por generar cada vez más zonas “débiles” intratendinosas. Con el tiempo este proceso conduce a un tendón extremadamente degenerado que cualquier pequeña agresión, por banal que parezca, puede romperlo. Es el típico comentario de “se me ha roto el Aquiles simplemente bajando una escalera”.

P.- ¿Por qué se da más en hombres que en mujeres?

C. P.– Esta es una pregunta bastante difícil de contestar. El conocimiento de los factores de riesgo y condicionantes de la patología tendinosa es todavía limitado a pesar de que en los últimos años se están realizando muchos trabajos en este sentido. Hay estudios que sugieren que este hecho se da por un tema hormonal (protección de los estrógenos en la mujer), otros apuntan a que se trata de una distribución diferente de las fibras tendinosas entre el hombre y la mujer y otros que simplemente lo atribuyen a una mayor carga de trabajo en los hombres.

“En el caso de las tendinopatías, ya sean reactivas o degenerativas, no debería llegarse a la intervención”

P.- ¿Existe algún suplemento dietético que puede ayudar a mantener el buen estado de los tendones o a paliar el dolor cuando hay una tendinopatía?

C. P.- Es difícil saber con exactitud si la toma de suplementos externos es realmente eficaz para la patología tendinosa. Sí es cierto que algunos suplementos son de ayuda siempre que se combinen con el tratamiento adecuado ya comentado. En mi caso particular, y por mi experiencia usándolo, suelo recomendar el ‘tendoactive’ ya que me resulta útil en el control de la patología tendinosa especialmente secundaria a la toma de fármacos como pueden ser las estatinas para el colesterol que suelen provocar tendinopatías.

P.- En cuánto a las intervenciones quirúrgicas, ¿cuándo deben realizarse? ¿Son evitables?

C. P.– Es evidente que en el caso de las roturas tendinosas agudas y traumáticas la intervención quirúrgica es necesaria. En el caso de las tendinopatías, ya sean reactivas o degenerativas, no debería llegarse a la intervención. Es decir, si el tratamiento es el adecuado (insisto, control de la carga de trabajo, medidas adyuvantes y tiempo para que el tendón se adapte) la intervención quirúrgica no debería plantearse.

 * Dr. CARLES PEDRET
Dr. Carles Pedret

Dr. Carles Pedret

http://esportsmed.blogspot.com.es/

@carlespedret

Doctor en Medicina.
Especialista en Medicina Deportiva. Máster en traumatologia deportiva.
Ecografista músculo‐esquelético.
Especializado en diagnóstico, tratamiento y pronóstico de lesiones musculares y tendinosas.
 
1. CENTROS DE TRABAJO.
a. Clínica Mapfre de Medicina del tenis (vinculada a la Federación española
de tenis).
b. Clínica Diagonal (Esplugues del Llobregat)
c. Clínica Creu Blanca (ecografista músculo‐esquelético).
d. Asesoramiento de diferentes equipos y deportistas profesionales.
 
 2. WORKING PARTNERS.
a. Dr. Ruiz‐Cotorro (Federación Española de Tenis).
b. Dr. Ramon Balius (Consell Català de l’Esport).
c. Dr. Xavier Alomar (Centres mèdics Creu Blanca).
d. Dr. Gil Rodas (F. C. Barcelona).
e. Dr. Jordi Ardèvol (SETRADE).
f. Professor Henning Langberg (Institute of Health University of
Copenhagen). 
 
3. DOCENCIA (como profesor externo).
a. Universitat de Barcelona
b. Universitat autònoma de Barcelona
c. Fundació Universitària del Bages
d. Universitat Internacional de Catalunya
e. Universitat Ramon Llull
 
 4. PUBLICACIONES INTERNACIONALES I COLABORACIONES EN REVISTAS.
a. British Journal Sports Medicine
b. American Journal Sports Medicine
c. Clinical Journal Sports Medicine
d. Skeletal Radiology
e. Journal of Ultrasound in Medicine

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?