He leído y acepto los términos y condiciones

sep 2006

La delgadez de las modelos

Las modelos de la próxima Pasarela Cibeles tendrán que ofrecer “una imagen física saludable” y para ello “deberán tener un Índice de Masa Corporal (IMC), alrededor de 18”, según han anunciado los responsables del evento. Tampoco se permitirá desfilar a menores de 18 años, ni que se maquille a las modelos de forma que parezcan demacradas.

Un IMC de 18,1 corresponde a un peso de 56 kilos para una altura de 1.76 metros. El IMC es un índice que relaciona peso y estatura y que es utilizado por la comunidad científica internacional para determinar los diferentes tipos de obesidad.

La iniciativa podría ser un pequeño paso adelante para paliar las ansias de ser cada vez más delgadas que tienen las mujeres y frenar también la proliferación de casos de bulimia y anorexia.
Sin embargo, tengo la impresión que la medida se quedará en una mera operación de marketing o en un intento de buenos propósitos y lamentablemente no contribuirá a resolver el problema.

Me temo que, una vez más, las modelos de La Cibeles seguirán siendo extremadamente delgadas en su inmensa mayoría. Ojalá me equivoque.

Se habla de un IMC alrededor de 18, una cifra que de entrada está por debajo del consenso establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por otro lado, vi en la tele un reportaje en el que se pesaban a tres de las modelos ya elegidas para el certamen. Se pesaron descalzas, pero vestidas (la ropa puede suponer un kilo más de peso) y las 3 se quedaban a más de un kilo de llegar al peso necesario para llegar a un IMC de 18. Pero como era “muy poquito” se hizo la vista gorda.

El consenso establece un peso saludable a partir de un IMC de 18,5. Éste es justo el límite y cuando una mujer tiene este índice está muy, pero que muy delgada.

Para dar una imagen verdaderamente saludable opino que el IMC no debería situarse por debajo de 19,5. Y este índice podría elevarse incluso por encima de 20 y eso nos permitiría ver desfilando a mujeres de bandera.

Pero está claro que ni los diseñadores ni las modelos piensan como yo.

La top Bimba Bosé, por ejemplo, no está muy de acuerdo en que se exija un peso mínimo a las modelos: “Delgada no equivale a desnutrida”, dice y tiene razón, pero aunque las modelos no estén desnutridas están ofreciendo una imagen de extrema delgadez que es la que intentan imitar las chicas jóvenes. Ahí reside el peligro.

Bosé añade: “Las modelos han de cumplir unas condiciones, entre las que se encuentran la delgadez y la altura”.

Esto es algo que podría discutirse. Siempre ha sido así, pero ¿por qué no pueden existir modelos menos altas y menos delgadas, siempre y cuando tengan un cuerpo bien proporcionado y ofrezcan una buena imagen?

Conoce tu IMC

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?