He leído y acepto los términos y condiciones

jul 2016

No puedes escapar de tu edad cronológica, pero sí modificar la biológica

Si te ofrecieran la pócima de la eterna juventud ¿no te la tomarías? Yo también. A nadie le gusta envejecer y deteriorarse.

Charles-Eugster-SU_2491100k

El británico Charles Eugster es un ejemplo de cómo mantenerse joven y en forma a los 96 años.

Cuando los años empezaron a pasarle factura, mi madre a menudo me decía: “No me importa hacerme mayor, pero me fastidia ir perdiendo facultades. Si nos tenemos que morir ¿no sería mejor hacerlo en plenitud y poder disfrutar de la vida hasta el final?” Sus palabras me hacían reflexionar a la vez que me preocupaban. Me resistía a pensar que a mí también me llegaría el día en que en lugar de mejorar empeoraría. Y ¡maldita sea, también me ha llegado!, pero a diferencia de las personas que como mi madre jamás han hecho ejercicio, pese a ser ya casi una sesentona me siento ágil, vital y en plena forma. Los casi 47 años que llevo corriendo los 100 metros han sido mi medicina.

Por eso me decidí a escribir “Pacta con el Diablo”: para dar a conocer las cláusulas que, salvo infortunios, te permitirán plantar cara al paso del tiempo. No podrás escapar de tu edad cronológica, la que marca el calendario, pero sí es posible modificar la biológica y en el libro explico cómo.

Porque si bien es verdad que no existe un brebaje milagroso que nos mantenga  siempre jóvenes y lozanos, sí existen herramientas a tu alcance para que el proceso de envejecimiento sea más paulatino (e incluso puedas revertirlo en parte) y lo que es más importante: que cumplir años no solo no suponga ninguna carga, sino que te ayude a disfrutar aún más de la vida porque eres más sabio, ¡por supuesto! -como el diablo-,  pero sobre todo porque te sentirás exultante.

No se trata de un pacto estético sino de salud, aunque tiene un notable beneficio en la armonía corporal. Pactar con el Diablo conlleva prevenir enfermedades e incluso curarlas y envejecer mejor. En definitiva, estar siempre sano, joven y en forma.

Lo escribí pensando en mi hijo Martí (31 años) porque me gustaría que se cuidara más, pero abarca a todo tipo de personas de todas las edades y condición, incluidos deportistas tanto del sexo masculino como femenino. Como dice Olga Viza en el prólogo: “En estas páginas no falta nadie. Los que hacen mucho por estar en forma y los que no hacen nada. Los que creen hacerlo y los que siempre dicen que lo harán. Desde niños a ancianos, hombres y mujeres, con sus especificidades”. Por ejemplo, doy pautas específicas para deportistas, mayores de 50 años y hablo de las peculiaridades de la mujer tanto en edad fértil como menopáusica.

La realidad es que no importa los años que tengas, ni lo mal que te encuentres, ni lo viejo que te sientas, el trato con Satanás que te propongo puede empezarse en cualquier momento ya que sus efectos son notorios incluso a edades muy avanzadas. En el libro doy fe de ello. Por supuesto es esencial el ejercicio, la alimentación, mantener un peso saludable y unos buenos hábitos de vida, al igual que ser feliz (o por lo menos intentarlo).

Si eres deportista, también explico cómo gestionar la práctica deportiva (no todo vale), cómo nutrirse según el esfuerzo, la importancia de la fuerza, de evitar lesiones, los tratamientos a tu alcance… En definitiva, a pactar con el diablo sin estridencias ni disparates y con mucho sentido común, con el objetivo sine qua non de que consigas morir joven a una edad avanzada.

  • Artículo publicado en el Huffington Post (16/06/2016)

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?