He leído y acepto los términos y condiciones

dic 2016

Mike Powell y yo, historia de una fotografía

loles-i-mike-powel-nueva-orleans-1992Él es Mike Powell y ella soy yo, la reportera Tribulete que en todas parte se mete 😜.

Estamos en el Estadio de atletismo de Nueva Orleans en el año 1992 con motivo de la celebración de los ‘trials’ USA de atletismo para los JJ.OO. de Barcelona 92. Yo estaba allí cubriendo el evento como enviada especial de El Mundo Deportivo y La Vanguardia.

Había conocido a Mike un año antes en Tokio, donde logró una de las gestas más grandes de la historia atlética: saltar más de lo que lo había hecho Bob Beamon en México 68, cuando con un vuelo de 8.90 metros dejó pasmado al mundo entero, mientras él se mostraba incrédulo para después volverse medio loco. Nadie, ni él mismo, se podía imaginar que un ser humano fuera capaz de saltar tan lejos.

bob-beamon-wr

Tuvieron que pasar veintidós años y diez meses para que alguien lograra superar tal gesta. El elegido en esta ocasión fue Powell que en su quinto intento del Campeonato del Mundo de Tokio 91 cayó cinco centímetros más lejos (8.95 metros con 0.3 de viento favorable), lo que le permitió proclamarse campeón mundial frente a Carl Lewis, quien pese a realizar el mejor concurso de longitud de toda su vida* (y el mejor que ha hecho nadie hasta ahora) tuvo que conformarse con la medalla de plata con un salto de 8.87 (-0.2). De hecho, Lewis también superó durante la prueba el récord del mundo de Beamon. En su cuarto intento registró 8.91 m, pero un exceso de viento a favor (+2.9) le invalidó la marca. El duelo entre los dos saltadores norteamericanos estaba y estuvo durante toda la prueba al rojo vivo.

30 Aug 1991: Mike Powell of the USA in action during the Long Jump event at the 1991 World Championships in Tokyo. He won the event with a jump of 8.95 Metres. Mandatory Credit: Mike Powell/Allsport

Tokio, 30 /8/ 991. Mike Powell . Allsport

Y yo estaba allí en la grada del Estadio Nacional de la capital japonesa para verlo y reportarlo. Fue una tarde gris y bochornosa que como comprenderéis es difícil de olvidar.

Al igual que ocurriera en los JJ.OO. del 68, un tifón (en México fue una tormenta) amenazaba con llegar al estadio y arruinar la competición, pero la lluvia no empezó a caer hasta finalizado el concurso y, mientras tanto, los saltadores se beneficiaron de unas condiciones de baja presión atmosférica que les permitió saltar como nunca. Fue y sigue siendo el mejor concurso de longitud ‘forever’.**

Nadie tampoco esperaba ese día que ocurriera algo así y de esperarlo el principal candidato para lograr un salto de tal calibre era el “hijo del viento”, pero fue Powell, ese chico simpático y dicharachero que un año más tarde tuvo la gentileza de posar con una periodista pequeñaja a la que recordaba de aquel día que entró en la historia gracias a un salto gigantesco.

 
P.D. Tras ese memorable concurso llamé por teléfono a Bob Beamon, a su casa en Estados Unidos, siendo la primera periodista que le entrevistó tras perder su récord del mundo. Pero eso es ya otra historieta de mi vida de Tribulete que otro día quizás contaré.

carl-lewis

Tokio, 30/8/1991. Carl Lewis

** EL DUELO POWELL-LEWIS DE TOKIO 1991 

Mike Powell (USA): 7,85 (0,2) – 8,54 (0,4) – 8,29 (0,9)- X – 8,95 (0,3) – X

* Carl Lewis (USA): 8,68 (0,0) – X – 8.83 (0,3) – 8,91 (2,9) – 8,87 (-0,2) – 8,84 (1.7)

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?