He leído y acepto los términos y condiciones

nov 2014

La tendinopatía en el Aquiles, un problema de sobrecarga

La tendinopatía del Aquiles es una de las lesiones más frecuentes en los deportes en los que se usan los pies, en definitiva en los que se requiere correr o saltar, o ambas cosas a la vez. Se manifiesta con un dolor justo por encima del hueso del talón, el cual puede llegar a ser totalmente invalidante. Son numerosos los deportistas de élite que han padecido y padecen esta dolencia: desde el futbolista Xavi Hernández hasta la estrella de la NBA Kobe Bryant (se rompió el tendón), pasando por el maratoniano Carles Castillejo, entre un larguísimo etcétera.

Anatomia Tríceps suralPara conocer con detalle las peculiaridades de esta patología, entrevistamos al Dr. Carles Pedret, un gran experto en patología tendinosa.

Pregunta.- ¿Cuál es la magnitud de la problemática de la tendinopatía Aquilea?

Carles Pedret.- La tendinopatía del tendón de Aquiles es extremadamente frecuente en la práctica deportiva. En todo el fútbol europeo profesional, un 6 por ciento de las lesiones son tendinopatías, de las cuales un 3 por ciento lo son del tendón de Aquiles. Pero en el baloncesto, esta patología aún es más frecuente: entre un 15 y 30 por ciento de todas las tendinopatías que padecen los jugadores de baloncesto son aquileas; y en el voleibol, un deporte en el que los jugadores están constantemente saltando, se eleva hasta el 30 y 40 por ciento.

“Once de cada cien corredores de una maratón sufren tendinopatía en el Aquiles”

Eso en el mundo profesional, pero si analizamos a los corredores o ‘runners’ populares, un 11 por ciento de las personas que corren tienen problemas en el tendón de Aquiles. Es decir que 11 de cada cien corredores que participaron en la Maratón de Barcelona – por poner un ejemplo-  sufrían esa patología.

“Más de un 30% de las personas sedentarias también tienen dañado este tendón”

Es una patología, además, que no solo afecta a los deportistas. Más de un 30 por ciento de las personas sedentarias también tienen dañada esta estructura, lo que todavía es más chocante. Eso es debido a que el tendón funciona a base de estrés, un estrés controlado, por tanto, el reposo es absolutamente contraproducente para el correcto funcionamiento de los tendones. El problema está en que las personas sedentarias al no ejercitar en exceso los tendones, éstos pueden estar sin doler hasta que finalmente, con cualquier mínimo esfuerzo, se rompen.

P.- ¿Cuáles son los principales factores de riesgo? ¿La superficie o el calzado pueden ser determinantes?

C.P.- Por supuesto, pero estamos hablando de un tendón que es un poco peculiar. El Aquiles se forma de un grupo de músculos – los gemelos o gastronecmio y el sóleo- que está continuamente trabajando con la característica que el sóleo tiene una función de fibra de contracción lenta y el gastronecmio, en cambio, de fibra rápida o explosiva. Los dos músculos están trabajando continuamente: o uno o el otro, o los dos a la vez. Al final, ambos acaban formando el tendón de Aquiles, que es una estructura larga y muy potente que se inserta en el hueso calcáneo del talón. Ya de por sí este hueso sufre deterioro con la edad: se va degenerando y sufriendo calcificaciones. En definitiva que es un tendón que siempre sufre mucho.

Factors de sobrecàrregaEn cuanto a factores de riesgo tenemos: el tipo de superficie, el calzado, errores de entrenamiento, fármacos… Por ejemplo, la medicación contra el colesterol (estatinas) causa pequeños depósitos en el tendón, provocando molestias. Eso en cuanto a factores extrínsecos.  Pero luego hay los factores intrínsecos, genéticos o individuales, como puede ser: tener una baja flexibilidad de base, la composición corporal o la edad. Cuántos más años se han cumplido más probabilidades existen de tener un tendón deteriorado.

“Lo más perjudicial es la sobrecarga de trabajo y los cambios continuos de superficie”

P. – En una entrevista anterior, hablando de las tendinopatías en general, comentó que entre 60 y 70% son debidas a errores en el entrenamiento. ¿Cuáles son los errores a corregir o medidas preventivas a adoptar para evitar dañar el Aquiles?

C.P.- Lo más perjudicial es la sobrecarga de trabajo. Si estuviéramos hablando de un tendón de la extremidad superior, como sería uno de la mano que en muchos deportes no se utiliza, no existiría sobrecarga, pero en cambio en el pie sí. Prácticamente en todos los deportes se utilizan los pies.

Siempre que hay una sobrecarga de entrenamiento, el Aquiles sufre sea el deporte que sea. Esta es la primera premisa. A partir de aquí, podemos hablar de cambios en la superficie de entrenamiento. Hay clubes de fútbol -especialmente en Segunda División B o en categorías inferiores- que se pasan el día cambiando de hierba artificial a hierba natural y esto es un problema a nivel muscular y a nivel de tendón. No conviene ir cambiando de superficie. Y luego está el tipo de pisada y la alteración de los ejes de las piernas que pueden también provocar problemas en el tendón. Por ejemplo, las piernas en varo, como las de vaquero del ‘Far west’ (patizambo), son una característica que puede causar patología en el Aquiles y también a otros tendones de las extremidades inferiores.

Algorisme de tractamentP.- ¿Qué superficies son mejores y cuáles peores para el tendón? ¿Es preferible un terreno duro o uno blando? ¿Es mejor césped o tierra que asfalto?

C.P.- No existe una superficie ideal, o mejor dicho, no existe ninguna superficie desaconsejable de base. Si el entrenamiento es el adecuado, los tendones y los músculos pueden adaptarse sin problemas. La cuestión está en cambiar de tipo de superficie constantemente ya que de esta forma “volvemos locos”a los tendones. Está claro que las superficies más “duras o rígidas” cargan más.

“Los screening con ecografía nos permiten ver como está el tendón y aplicar medidas preventivas antes de que aparezca el dolor”

P.- También nos explicó que son unas lesiones que se gestan antes de que hagan daño y que si hiciéramos una ecografía de los principales tendones a todos los deportistas entre un 40 y 50% tendrían síntomas de la patología aunque no tuvieran dolor. En base a eso, ¿un control ecográfico periódico de los tendones de Aquiles puede servir como medida de preventiva?

C.P.- Bajo mi punto de vista, absolutamente. Desde mi experiencia personal puedo decir que a los deportistas que controlo yo directamente les hago un ‘screening’ con ecografía a principio y a mitad de temporada. Siempre a los dos tendones principales que son el rotuliano y el Aquiles. De esta manera, puedo saber su estado y si veo cambios anómalos aplicar algún tipo de medida preventiva antes de que aparezca el dolor. Es una forma de curarse en salud.

El problema que hay con la tendinopatía del Aquiles, especialmente, es que el dolor aparece cuando la patología está ya muy avanzada y entonces es más complicado encontrar un tratamiento que permita reconducir la situación. Si lo pillamos a tiempo, o antes de que provoque dolor, nunca llega a manifestarse este dolor y por tanto deja de ser un problema. Porque el problema es el dolor.

“Los ejercicios excéntricos es mejor hacerlos durante las vacaciones o cuando la carga de trabajo no es muy alta”

P.- ¿Hay algunos ejercicios específicos a incorporar en el entrenamiento para prevenirla?

C.P.- Cada vez somos menos amantes de recomendar un tipo de ejercicio en concreto. Hasta ahora todo el mundo estaba muy emocionado con los estiramientos y los ejercicios excéntricos que provocan mucha carga al tendón de una forma controlada. Es cierto que hay muchas investigaciones, como las de Alfredson, que han publicado protocolos de ejercicios excéntricos para el tendón de Aquiles, las cuales se han estado utilizando durante muchos años con muy buenos resultados. Pero con el tiempo hemos visto que no todo el mundo responde igual a estos ejercicios.

Pautes entreno excèntricTendó entrenatEl asunto es muy sencillo. Pongamos un ejemplo: un jugador de baloncesto, de cualquier nivel, que está en plena temporada entrenando y disputando partidos. Este jugador pues ya está teniendo una carga bastante severa sobre este tendón. Por tanto, aunque veamos una imagen de la estructura no muy buena o incluso, por clínica, tenga un poco de dolor en el Aquiles, aún así es un poco contraproducente prescribir una carga de excéntricos. No es una buena idea porque el excéntrico es un ejercicio que carga mucho y lo que estamos haciendo es estresando más a este tendón.

Eso puede ser bueno en otro momento, pero no si estamos ya en plena temporada que el tendón el pobre ya está bastante estresado. Seguramente en ese momento, el tendón se beneficie mucho más de unos ejercicios isométricos e incluso concéntricos. Y en cambio, en periodos de tiempo en los que el deportista está más tranquilo, por ejemplo durante las vacaciones o cuando la carga de trabajo no es tan excesiva, sí es conveniente aplicar una pauta de excéntricos para que este tendón se estrese de una forma controlada y así conseguir que se readapte e hipertrofie un poco y nos aguante después mejor el tipo de ejercicio al que se someterá.

P.- ¿Cuando el tendón duele y no se puede seguir corriendo o jugando, qué se debe hacer? ¿En corredores es una buena opción dejar de correr y hacer unas días de bicicleta o elíptica?

C.P.- Es una buena opción en cualquier momento hacer bicicleta o elíptica en lugar de correr para prevenir sobrecargas. Nosotros lo que proponemos es evitar llegar al punto de dolor, pero si alguien tiene un poco de molestia lo que debe hacer rápidamente es controlar y ver el porqué de esta molestia. Si realmente es una patología del Aquiles habrá que ponerle solución. No necesariamente debe dejar de correr y ponerse a hacer bicicleta o elíptica. Hay que encontrar la causa del problema real: ¿Es del tendón de Aquiles? Si lo es, entonces debemos buscar qué está provocando este dolor: una mala pisada, la medicación contra el colesterol que he empezado a tomar…

Hay que encontrar el problema y una vez encontrado ponerle solución y reconducir la situación. Si el dolor es tan fuerte que le impide correr, entonces evidentemente hacer bicicleta, elíptica o piscina le servirá para mantener mejor la forma física.

Abordatge lesió“En un futuro próximo, una nueva técnica ecográfica -llamada UTC – nos permitirá conocer la cualidad de todas las fibras del tendón”

P.- ¿Cuáles son los tratamientos fisioterapéuticos más adecuados? ¿Hay alguna terapia nueva prometedora?

C.P.- No sé si la pregunta es por alguna terapia en concreto, pero a mí no me consta que haya ninguna prometedora. No hay milagros. Para mí sería un gran milagro que la gente creyera en la prevención. En cuanto a la prevención, sí es cierto que ahora se ha implantado una nueva técnica ecográfica que permite hacer un control mucho más exhaustivo del estado de cada uno de los tendones de Aquiles. A esta técnica se le llama UTC, que son las siglas de ‘Ultrasound Tissue Characterization’. Tiene la característica que permite hacer un barrido con la sonda ecográfica a una velocidad y presión constante y nos dice exactamente cuál es la cualidad del tendón a nivel de todas las fibras, sean superficiales, profundas o del núcleo. Aunque está todavía en fase de desarrollo, con la UTC tenemos una herramienta muy útil en un futuro próximo para saber de forma más fehaciente cuál es el estado de un Aquiles.

 “Si el corredor es perfecto puede hacer ‘barefoot’ sin problemas”

P.- ¿El correr descalzo o en calzado minimalista (barefoot) es beneficioso para el Aquiles?

C.P.- Si la persona o el corredor son perfectos, tienen normopeso, la pisada perfecta, no hay desalineación en los ejes de sus piernas y practican el deporte adecuado con la carga adecuada… pueden hacerlo sin problemas.

P.- ¿Y los tacones altos que usan las mujeres para vestir, son malos?

C.P.- Los tacones altos van muy mal para muchas cosas, pero en cambio el Aquiles vive muy tranquilo encima de un tacón porque se encuentra en reposo, en estado de relax.

Esta entrevista fue emitida en La Xarxa Radio, en la sección ‘Esport i Salut’ del programa En Joc.

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?