He leído y acepto los términos y condiciones

ene 2006

La intoxicación del Atlético es alimentaria

El martes por la noche, al poco rato de terminar de cenar, catorce jugadores del Atlético de Madrid empezaron a sentirse mal. Los síntomas: dolor abdominal, diarrea, cefalea, vómitos, quebrantamiento general… ¡ Cayeron catorce de golpe ! Luego han caído otros tres más.

Si una cosa parece clara es que la causa del mal residía en la comida (o agua) que acababan de ingerir, ya sea porque ésta estaba contaminada por un virus, una bacteria, un hongo o una sustancia tóxica. Pero lo que parece evidente es que el causante del mal procedía de la comida.

Sin embargo, el médico del club parece no estar dispuesto a reconocerlo.

José María Villalón dijo desconocer si se trataba de una intoxicación alimentaría o de una causa vírica, ajena a la comida. Si se tratara de una infección vírica ajena la comida, la aparición de los síntomas no hubiera sido tan repentina y los jugadores hubieran ido enfermando de forma paulatina.

Una intoxicación alimentaria puede ser debida a múltiples factores:

– Alimentos contaminados por virus (por ejemplo: virus Norwalk), procedentes de aguas contaminadas, pescados, mariscos, ensaladas, frutas. Se trata de una intoxicación típica de colectivos.

– Por alimentos contaminados por agentes bacterianos (salmonella, Shigella, Stafilococus…) u hongos.

Por toxinas generadas por los propios alimentos (por ejemplo: hemaglutininas).

Por sustancias tóxicas a causa de alimentos en mal estado (por ejemplo: por aminas biógenas, típicas de pescados como el atún, bonito, sardinas…).

El menú del Atlético contenía muchos ingredientes susceptibles de padecer un tipo u otro de contaminación (bonito, huevo, queso fresco, pescado, ensalada…).

Lo que me cuesta entender de toda esta historia es la falta de transparencia, las divagaciones y la poca información facilitada, pero sobre todo no comprendo por qué este miedo a reconocer que realmente la intoxicación tuvo un origen alimentario. Como nutricionista no lo entiendo. Las intoxicaciones colectivas son frecuentes.

Quizás los más expertos en fútbol puedan encontrar alguna razón que a mí se me escapa.

¿Puede tener algo que ver que las instalaciones donde ocurrió el incidente estén regentadas por la Federación Española de Fútbol?

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?