He leído y acepto los términos y condiciones

jun 2006

El Mundial engorda 2,5 kilos

Seguir el Mundial en casa por televisión puede engordar 2,5 kilos e incluso más.

Para los verdaderamente aficionados, las consecuencias para la figura pueden llegar a ser incluso más nefastas que las provocadas durante las fiestas navideñas.

A estas alturas del campeonato todavía hay tiempo de ponerle remedio, pero es muy probable que la fase clasificatoria ya suponga en estos momentos, para muchos, haber aumentado en algún centímetro su perímetro de cintura.

Los cálculos son sencillos, claros y bastante rotundos.

Para engordar 1 kilo de grasa hay que comer un exceso de 7.000 calorías. Parecen muchas, pero no es tan difícil sumar esta cifra a lo largo de varios días.

En esta Copa del Mundo se celebran un total de 64 partidos. Hay 25 días con partido. Supongamos que se trata de un aficionado que ve un único partido al día. Una cuenta sin duda muy a la baja.

El ritual para ver un partido es unánime:

1.- Acomodarse lo mejor posible ante el televisor.
2.- Abrir una cervecita, dos o tres… O una coca-cola, dos o tres…
3.- Tomar algo para picar: patatas chips, queso, aceitunas…
4.- Si corresponde cenar: tortilla de patatas, pizza, jamón, bocatas, comida preparada…
5. – Beber una copa o dos.

Todo ello puede suponer fácilmente un exceso de 700 calorías al día en relación a un día normal (sin partido).

O lo que es lo mismo: engordar o ganar 100 gramos en los días de partido.

Conclusión, al terminar el campeonato has ganado 2.500 gramos = 2,5 kilos.

Nota: Una Coca-Cola de más supone un extra de 140 calorías; una copa de whisky, un exceso de 240 calorías; unos trocitos de queso, unas 300 calorías; unos frutos secos, entre 500 y 700 calorías y así podemos seguir sumando.

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?