He leído y acepto los términos y condiciones

may 2014

El deporte, un aliado para el cerebro y contra las enfermedades neurodegenerativas

“El ejercicio mejora los circuitos neuronales del cerebro, ayudando a paliar los trastornos neurodegenerativos”

Sabemos de los efectos y beneficios de realizar una actividad física en el organismo y de su capacidad para prevenir un gran número de enfermedades, como las de tipo cardiovascular, obesidad, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, etc. También conocemos, sobradamente, que el ejercicio mejora nuestras aptitudes físicas: nos hace más fuertes, más ágiles, más enérgicos y más flexibles.

cerebro

El cerebro se beneficia del ejercicio

Pero en cambio, todavía no somos plenamente conscientes de los cambios beneficiosos que el ejercicio provoca en nuestro cerebro, creando nuevas neuronas, disminuyendo la muerte de las mismas y mejorando sus conexiones, lo que se traduce en una mejora de las capacidades psíquicas y cognitivas, como la memoria, aprendizaje, razonamiento, capacidad de atención, estado de ánimo…

Pero lo más llamativo, es que todos estos cambios pueden significar una gran ayuda para todas aquellas personas que sufren una enfermedad neurodegenerativa, dígase Alzheimer, Parkinson o ataxia, como ejemplos de los más de seiscientos desórdenes neurológicos existentes.

roger negrete

El neurocientífico Roger Negrete

Roger Negrete, Licenciado en Biotecnología y especializado en neurociencias y neurofarmacología, nos explica en esta entrevista –emitida en La Xarxa Radio– la estrecha relación existente entre deporte y cerebro.

Pregunta.- ¿Cuáles son estos efectos del ejercicio en el cerebro y de qué manera pueden ayudar a combatir una enfermedad neurodegenerativa?

“La actividad física es uno de los mejores neuroprotectores existente”

Roger Negrete.- En primer lugar, debemos  saber que la actividad física es uno de los mejores neuroprotectores existentes para todas las personas en general, pero especialmente para aquellos pacientes que sufren enfermedades neurodegenerativas.

Se sabe, desde hace años, que el ejercicio estimula la producción de ciertos neurotransmisores, unas moléculas que permiten la transmisión de información entre las neuronas. Pues bien, el deporte o la actividad física en general, incentiva la producción de estas sustancias, tal es el caso de las endorfinas, los neurotransmisores por excelencia cuando se habla de deporte. Por decirlo de alguna manera, las endorfinas son como la droga del deportista, ya que gracias a ellas se origina una sensación de placer y satisfacción cuando hacemos ejercicio e incluso crean esa adicción que hace que, al día siguiente, quieras volver de nuevo salir a correr o ir en bici. Las endorfinas también permiten rebajar la ansiedad y modular el dolor, unos aspectos muy asociados a este tipo de enfermedades. En definitiva, son muchos los factores beneficiosos que la práctica deportiva proporciona a estas enfermedades.

“El ejercicio permite reducir el umbral de percepción del dolor”

P.-  ¿Por tanto, parece cierto que el ejercicio también puede permitir reducir el umbral de percepción del dolor?

R.N.- Absolutamente cierto. Los deportes dinámicos como correr, esquiar, nadar o  ir en bicicleta producen un elevado incremento de las endorfinas que modulan y mitigan la percepción del dolor. De hecho, algunos estudios desvelan que a los 30 minutos de ejercicio ya se han generado endorfinas. Y no solo eso. Si, por ejemplo, comparamos dos individuos, uno que hace ejercicio habitualmente y otro que no, se observa que los umbrales de dolor de la persona activa son inferiores a los de la sedentaria y eso, en parte, es gracias a las endorfinas.

P.- Hablemos de los efectos antidepresivos. ¿El ejercicio también puede servir de tratamiento para una depresión o para combatir trastornos de tipo psicológico o psiquiátrico? ¿Podría evitar el consumo de fármacos?

senior-water-exerciseR.N.- La depresión es un trastorno mental que acostumbra a acompañar a la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas porque la propia enfermedad en sí hace que el paciente esté más triste, ansioso, desmotivado, sin ganas de hacer cosas…

No me atrevo a decir que el deporte pueda ser un sustituto único de las terapias farmacológicas porque cada paciente es un caso particular y debería personalizarse y valorar de forma individual. Sin embargo, hay estudios realizados en desordenes depresivos de larga duración, en los que los fármacos prescritos no han funcionado y, en cambio, se ha observado que la práctica de ejercicio físico consigue remitir la problemática.

Eso lo demuestra un estudio, realizado con pacientes que llevaban 7 años con depresión, a los cuales se les hizo realizar un entrenamiento combinado de 12 semanas, alternando correr e ir en bicicleta. Los resultados fueron sorprendentes. ¡Un 30 % de estos pacientes consiguió recuperarse totalmente de su depresión! Además, la investigación permitió valorar el tipo de ejercicio más recomendable para lograr tal beneficio. En los hombres, se observó que el mejor ejercicio para combatir un trastorno depresivo era hacer un ejercicio intenso. En las mujeres, sin embargo, el tipo de ejercicio más beneficioso difería entre las pacientes que no tenían ningún tipo de antecedente familiar y las que sí lo tenían. Cabe recordar que las enfermedades neurodegenerativas tienen un componente hereditario muy importante.

“El deporte ayuda a remitir los estados depresivos”

El ejercicio intenso sería también el más apropiado cuando la mujer no sufre una depresión de tipo genético, pero -por el contrario- en aquellas mujeres cuyos trastornos depresivos tienen un componente hereditario o con antecedentes familiares, el ejercicio a realizar debería ser más suave.

Eso es importante porque indica que si en el deporte existe esta diferenciación, los tratamientos farmacológicos también deben ir por esta línea y tener en cuenta esta diferenciación.  Actualmente ya se está actuando así, pero hace unos años a todo el mundo se le daba el mismo tratamiento y a ver si había suerte y funcionaba. Resumiendo, no se puede afirmar que el deporte pueda llegar a sustituir por completo una terapia farmacológica, pero sí ayuda mucho.

P.- Y, ¿qué hay de los niveles de estrés que sufrimos todos hoy en día? Sin llegar a ser un trastorno depresivo, ¿podrían reducirse con la práctica de ejercicio?

“Un ejercicio agudo y moderado, 30 minutos al día, ayuda a regular las disfunciones provocadas por el estrés”

estrésR.N.- El estrés se produce normalmente como respuesta a situaciones amenazantes. El nerviosismo, la inquietud… Todos estos aspectos, que todos conocemos y sufrimos prácticamente a diario, nos generan cambios fisiológicos en el organismo, como el insomnio, la obesidad, aumento de la tensión arterial, etcétera; así como una mala adaptación de las áreas cerebrales implicadas en las emociones.

Todos estos aspectos pueden ser regulados con la práctica de actividad física. Realizar algún tipo de ejercicio agudo y moderado, evitando el sobreentrenamiento, puede ayudar a regular estas disfunciones. Con 30 minutos al día es suficiente. También es importante advertir que el descanso y las técnicas de relajación son un factor muy importante para mitigar los efectos negativos del estrés.

P.- Y desde el punto de vista nutricional ¿cuáles son los nutrientes que pueden ayudar a estas enfermedades? Se habla mucho de los ácidos grasos Omega 3 en concreto del DHA (ácido docosahexaenoico) ¿Es cierto que son beneficiosos?

R.N.- En los pacientes con enfermedades neurodegenerativas es interesante el papel de una proteína concreta, cuya función es potenciar todos los circuitos neuronales, que es lo que ocurre en un cerebro cuando se hace deporte. Una proteína que regula todo este proceso es la BDNF (Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro) que está precisamente muy relacionada con la dieta.

No hay ningún alimento concreto que nos aporte esta sustancia, pero podemos fomentar su producción de forma indirecta. Sabemos que las dietas ricas en Omega 3 permiten aumentar indirectamente los niveles de BDNF y si, además, lo combinamos con la práctica deportiva lo que obtenemos es un incremento adicional. El beneficio, por tanto, es fantástico.

Los arándanos contienen antocianinas

Los arándanos contienen antocianinas

Otras sustancias interesantes son las antocianinas que encontramos en las moras, frambuesas, arándanos… Son unos pigmentos, responsables de los colores rojo, azul y morado de muchas frutas y verduras, que tienen efectos neuroprotectores y que también estimulan los niveles de BDFN en el cerebro, permitiendo mejorar todos los circuitos neuronales.

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?