He leído y acepto los términos y condiciones

dic 2005

El alcohol y las navidades


El consumo de alcohol es uno de los principales responsables de que muchas personas ganen peso durante las fiestas navideñas.

Cada gramo de alcohol proporciona 7 Kcal (calorías), pero se trata de “calorías vacías”. Es decir, no sirven para nutrirnos, únicamente proporcionan energía.

El consumo excesivo de calorías vacías es un factor importante en el aumento de peso corporal y además conlleva a una mala nutrición. La prinicipal procedencia de calorías vacías suele ser el azúcar blanco y el alcohol (etanol).

Las calorías de una bebida alcohólica (vino, cerveza, vermut, licor, whisky, vodka, ginebra…) depende de la cantidad que se ingiera y de su graduación alcohólica.

El whisky, por ejemplo, al tratarse de una bebida espirituosa tiene un poder energético muy alto. Su grado de toxicidad también es elevado. Es un producto que tiene unos 43 grados alcohólicos (incluso algunos tienen más). Un vaso de whisky de 100 mililitros puede suponer un aporte energético de unas 240 calorías, mientras que la misma cantidad de vino y cerveza, puede suponer unas 75 y 32 calorías respectivamente.

Lo malo es cuando se empieza con el aperitivo, luego se sigue en la mesa con el vino blanco, después el tinto, el cava…. y continúa la fiesta con una copa, un cubata o un gintonic. En total se pueden sumar más de 1.000 calorías (cena y turrones, no incluidos).

No puedo terminar el post sin mencionar los efectos nocivos del alcohol en nuestro organismo a causa de su toxicidad, algo mucho más trascendental e importante que unos kilos de más.

La inmensa mayoría de incidencias sanitarias durante las navidades son debidas a excesos por alcohol. Beber en exceso puede acarrear intoxicación etílica (aumentan un 300 % durante las fiestas), bajones de azúcar (es hipoglucemiante), problemas digestivos, cólicos hepáticos, pancreatitis, accidentes cardiovasculares y un largo etcétera que incluye casos de extrema gravedad.

MIS RECOMENDACIONES: No beber con el estómago vacío. Beber con cabeza, mesura y no mezclar. Elegir una única bebida durante toda la comida: un vino o un cava. Beberlo poco a poco, para que dure, y saboreándolo bien.

Comments are closed.

  • Nutrición sana, ejercicio y dieta equilibrada. No hay más secreto que acompañarlo con la constancia y disciplina en el entrenamiento. Somos aquello que hacemos. Por eso, nuestro cuerpo responde a los estímulos que recibe. No concibo una vida plena sin el deporte, mi compañero de viaje vital que corre conmigo desde 1969. Disfruto explicando y divulgando aquello que aprendo cada día y me ayuda a ser mejor. ¿Te vienes?